Las Navidades son una brutal eclosión de alegría y festejos entre amigos, familia y compañeros de trabajo. Nuestros deseos de consumo y celebración son cada año mayores. Esto revierte sin duda en una inmejorable oportunidad para los restaurantes y todo tipo de locales donde se consuma comida y bebida.

Sin embargo, no todo es fiesta en la gestión de unas fechas como estas. Las previsiones de consumo en España se han disparado, sí, pero hay que hacer bien el trabajo. Lo más frecuente es mirar para otro lado, dado que va a entrar dinero en nuestra caja como en ningún otro momento del año. Este error lo cometen la mayoría de los gerentes de restaurantes. Los mejores han hecho ya los deberes y estos días apenas tienen que improvisar, tienen claros sus objetivos y han sabido priorizar regularmente.

Tenemos por delante todavía una buena cantidad de oportunidades de hacer eficaces y eficientes nuestros turnos, las ventas en sala, nuestros platos, las compras… Nunca es tarde para mejorar, aprovechemos el tirón para ser más exigentes y hacer clientes de calidad, que vuelvan una vez pasado el adviento.

Desde Paladar os deseamos unas felices fiestas y un fantástico 2017!